CORONILLA A LA DIVINA MISERICORDIA CANTADA

CORONILLA A LA DIVINA MISERICORDIA CANTADA

 

CORONILLA A LA DIVINA MISERICORDIA

 

En el Nombre de El Padre y El Hijo y El Espíritu Santo.

Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó para las almas y el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh fuente de vida, insondable Misericordia Divina, abarca al mundo entero  y derrámate sobre nosotros (Diario, 1319).

Oh Sangre y agua que brotaste del Corazón de Jesús, como una fuente de misericordia para nosotros,  en Ti confío.

 

PADRE NUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

 

AVE MARIA

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita eres
entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén

EL CREDO DE LOS APOSTOLES

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todopoderoso.
Desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica,
la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

 

Al comenzar cada decena (cuentas grandes del Padre Nuestro) decir:

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad
de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciacion de nuestros pecados y los del mundo entero.

 

En las cuentas pequeñas del Ave María:

“Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.”

Al finalizar las cinco decenas de la coronilla se repite tres
veces
:

“Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.

 

Oh Dios eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu Misericordia en nosotros, para que en momentos dificiles no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu Santa Voluntad, que es el Amor y la Misericordia mismos. 

 

Según el diario de Santa María Faustina Kowalska
“Alienta a las personas a decir la Coronilla que te he dado… Quien la recite recibirá gran misericordia a la hora de la muerte. Los sacerdotes la recomendaran a los pecadores como su último refugio de salvación. Aun si el pecador mas empedernido hubiese recitado esta Coronilla al menos una vez, recibirá la gracia de Mi infinita Misericordia. Deseo conceder gracias inimaginables a aquellos que confían en Mi Misericordia.”

“Escribe que cuando digan esta Coronilla en presencia del moribundo, Yo me pondré entre mi Padre y el, no como Justo Juez sino como Misericordioso Salvador.”

  Jesús en Ti confío     Jesús en Ti confío     Jesús en Ti confío

 En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén